Gamboa al PRI nacional, Aurelio Nuño para gobernador enPuebla.



Si es verdad la guerra de rumores que se ha iniciado dentro del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto en torno al 2018 y de los próximos cambios, la situación no pinta nada bien para Puebla, el priismo y el morenovallismo.

Y es que se ha comenzado a manejar el nombre del hasta ahora Secretario de educación Aurelio Nuño para la gobernatura de Puebla, quien a ojos del ejecutivo nacional es el personaje idóneo para recuperará el estado.

El triunfo estaría garantizado con un candidato de fuera que no tenga nada que ver con el priismo local, que con su propia estructura y adhesiones locales logre recuperar Casa Puebla en 2018, lo que renovaría a un PRI corrompido hasta el tuétano por las estructuras morenovallistas que resquebrajaron al partido y su ideología en los últimos seis años.

El comienzo de la debacle priista comenzó en el sexenio de Mario Marín quien desde el inicio de su administración entregó el partido al calderonismo, pues durante casi toda su sexenio, la cabeza de Marín siempre tuvo encima a la espada de Damocles por el pinche coscorrón que en su momento le propinó a la periodista Lidia Cacho, lo cual casi le cuesta su gobernatura y para salvarse de la renuncia tubo que negociar con la maestra Elba Esther Gordillo y Felipe Calderón para no caer preso ni ser perseguido.

Desde ese entonces, las estructuras priistas se les informó que no deberían de operará hacia el candidato Javier López Zavala quien cargaría con el lastre histórico de la primera derrota del priismo y la entrega de la gobernatura al PAN y a Rafael Moreno Valle. Ahí la primera traición.

Ya con RMV en el poder, el ahora panista Fernando Morales Martínez, se hizo cargo del PRI en el estado, los resultados de esta primera imposición morenovallista cimbro al priismo más álgido y apago los fuegos de resurgimiento que en su momento trato de reavivar el ex rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) Enrique Agüera Ibáñez quien enfrentó al hoy gobernador Tony Gali Fayad hacia la Alcaldía de Puebla y que a mitad de campaña entregó la victoria pues veinte días antes de que concluyera le aparecieron los jets, los departamentos en Miami y otras propiedades que superaban a las del nopal.

Mención especial merecieron los comicios del año pasado donde ha todas luces se realizó una elección de estado, rebase de topes de campaña y otras anomalías que desde sus curules los diputados priistas no miraron, la adhesión a la campaña de Blanca Alcalá de personajes que solo le alzaron la mano como Javier López Zavala, Enrique Doger, Juan Carlos Lastiri, Jorge Estefan Chidiac y otros simuladores de cuyo nombre no quiero acordarme ahora, fraguaron nuevamente la derrota del tricolor y Tony llego caminando a la gobernatura, consumando así, la guerra de traiciones que inició en 2010.

Ahora que a todos estos personajes les ha caído un balde de agua fría desde la presidencia de la república y de que algunos ya tenían todo listo para iniciar campaña con los respectivos amarres que esto conlleva, han tenido que pararlo todo.

Y es que el nombre de Emilio Gamboa Patrón en la dirigencia nacional del PRI es un mensaje claro para quien ha pactado alianzas en Puebla y que se pasó comprando conciencias y aprobando cuentas públicas desde 2010 a cambio de su sumisión.

Si algo conoce del estado, el priista numero una de la nación, son los nombres de quienes operaron para las recientes derrotas del priismo en Puebla, así como sus pretensiones políticas y desmesurada ambición, debido a que entregaban informes, espiaban y traicionaban al candidato en turno, mismos que serían capaz de vender a su progenitora al morenovallismo sin hacer mutis.

Por esa razón el nombre de Emilio Gamboa Patrón es la salida de emergencia del morenovallismo del PRI, en esta nueva y renovadora resurrección que les dio el triunfo en el Estado de México, ahiga sido como ahiga sido.

Ya quisiéramos ver a Moreno Valle le hable desde su helicóptero a Gamboa para darle el nombre de su alfil para la gobernatura… Ni que fuera Camel Nacif.

De ahí que además de Gamboa Patrón, se sume el nombre de Aurelio Nuño para la candidatura del tricolor hacia la gobernatura de Puebla, deja en claro que a Rafael Moreno Valle le están tocando las golondrinas en el estado, quien deberá conformarse con una Senaduría y quizás una diputación para su señora Martha Erika Alonso, pues como dice el refrán… Nadie sabe para quién trabaja, y Moreno Valle ha dejado en bandeja de plata para el priismo el estado de Puebla, y que conste que no hablamos de un triunfo electoral de Nuño, hablamos de que si ganaron el Estado de México, Puebla es PAN comido.

Es así como Juan Carlos Lastiri ve terminadas sus aspiraciones y su probable salida de la SEDATU (Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano) con la llegada de Miguel Ángel Osorio Chong, quien desde ahí planchara su candidatura presidencial hacia el 2018, por lo que pondrá gente de todas sus confianzas en puestos fundamentales, como el que hoy ocupa el subsecretario Lastiri, quien ya estaba movilizando 10 mil voluntarios en todo el estado para conocer las necesidades de los poblanos (una vez más) y quien seguramente dejará esta estructura en otras manos.

Y no es que se afirme que Lastiri es un morenovallista, de ninguna manera, lo qué pasa es que siempre lo fue, olvidándose del inquilino de la residencia de los Pinos que sin duda ya ha vislumbrado un mejor futuro para Juan Carlos.

Si esta rumorologia de fin de semana se consolida, habrá escasez y desabasto de pañuelos desechables en Puebla, pues muchos ya habían asegurado la derrota del PRI en 2018 y la permanencia del morenovallismo en el estado por otros seis años, (previo acuerdo) se decía que ya estaba pactado.

Sin embargo los falsos profetas no contaban con el Estado de México, que vino a emponderar al priismo, quien demostró desde los pinos que el poder es para ejercerlo y que se usarán todos los recursos necesarios para preservarlo, sino… ¿Qué caso tiene tenerlo?.

Así y para que nadie se diga engañado, Enrique Peña Nieto a definido, según los rumores el destino del estado de Puebla y termina con la guerra interna local del partido.

Pero ante la adversidad, no todo el priismo sale perdiendo, Blanca Alcalá, no lo dude usted, será una de las invitadas principales a este nuevo proyecto, lo que huele a vendetta , Enrique Doger, también tendrá su participación por disciplinado y Jorge Estafan Chidiac, que con su oportuna consejería sabrá cómo restablecer la tan resquebrajada economía poblana.

Juan Carlos Lastiri será un promotor del voto, López Zavala aportará su “capital político” así como Juan Manuel Vega Rayet, Alfonso Esparza Ortiz, Pepe Chedraui, Lucero Saldaña y otros más que sin duda se alinearán en pro de una candidatura para no quedar fuera de la jugada.

Quizás solo halla sido un mal sueño, o chismes de fin de semana, pero de que sonaron fuerte los nombres de Gamboa y Nuño eso nadie puede negarlo. Y es que solo así resucitaría el dinosaurio


0 vistas

Manuel Ponce de León 

Diseño Web: Whatsapp2221525744

Twitter@jmwponcedeleon

facebook.com/jmwponcedeleon

jmwponcedeleon@gmail.com

© 2023 BY SOCIAL ANIMAL

PROUDLY CREATED WITH WIX.COM