La soledad de José Antonio Meade y el debate del domingo.



Manuel Ponce de León. Muy triste resulta para el priismo ver como cada día se le escapa el poder, y es que simplemente el candidato a la presidencia José Antonio Meade no levanta en las encuestas, por el contrario, cada día se hunde más, de nada ha servido la campaña de miedo en prensa, radio, televisión y redes sociales, pues la ciudadanía lo toma como un acto de desesperación, impotencia y falta de inteligencia por parte del PRI para poder frenar el avance de Morena y Andrés Manuel López obrador en el país. A doce días de que termine el primer mes de campañas los números no le favorecen al candidato oficial, lo mas frustrante para el tricolor, es que cada vez que el aparato gubernamental ataca a López Obrador este se fortalece y crece como un leviatan en el animo de los electores. Ni el inicio del reparto de los “salarios rosas” en el Estado de México y Chiapas, así como la detonación de los programas sociales a nivel nacional han logrado subir el animo de los priistas que ya no saben que hacer para frenar esta caída y comienzan a sentir la pérdida del poder. Inclusive las televisoras, han aceptado la inminente derrota de Meade y en sus principales noticiarios lo ponen en tercer lugar y a más de seis puntos de Ricardo Anaya, considerándolo a este como el favorito para alcanzar a López Obrador, cerrando la contienda entre los dos, a cuatro días del primer debate y a dos meses, doce días de las elecciones. Esto quedo de manifiesto la noche de ayer en el programa de Joaquín López Dóriga "Si me dicen no vengo" donde participaron en un debate Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, Damián Zepeda, presidente del PAN y Enrique Ochoa, presidente del PRI, quien tuvo una actitud resignada, triste y pudiera decirse hasta penosa al ver que la discusión se cerró en torno a los representantes del PAN y Morena, aceptando Ochoa la retórica de Zepeda de que con Meade no hay nada que debatir, ya que los temas los traen los punteros y hacerlo con el PRI seria perder el tiempo. ¡Zas culero! Diría el clásico. Por la mañana, en el noticiario de Carlos Loret de Mola, Roy Campos de consulta Mitovsky, Carlos Alazraki de canal 40, afirmaron que Meade es un cero a la izquierda, que no levanta el animo ni del más acérrimo priista y que necesitaría un milagro para poder dar un golpe a López Obrador en el debate del domingo, algo totalmente extraordinario e inusitado para ganar algunos puntos, pues de Anaya se va hacer cargo Margarita Zavala y se espera que Jaime Rodríguez "El bronco" le heche una mano, pues sin duda tiene el cuchillo preparado para herir la yugular de López Obrador, solo así podría ocurrir el milagro, o por lo menos debe tratar de construirlo. Ante este panorama desolador , el priismo poblano guarda un silencio inusitado, ningún candidato, representante de partido u militante ha llamado al apoyo para su candidato este domingo, no se ha convocado a reuniones masivas para ver a su "gallo" a la presidencia debatir, les vale una pura y dos con sal, pues. Cada quien jala por su camino, hacen simulación de ir juntos, mandan comunicados, convocan a la unidad, pero pueden mas los egos e intereses y no se quieren subir al tren de la derrota de su candidato. Los candidatos por el Senado de la República por Puebla, Juan Carlos Lastiri y Xitalic Ceja, el pasado lunes realizaron una rueda de prensa en la sede estatal del PRI, en en centro de Puebla, presentaron sus propuestas pero en ningún momento invitaron a la militancia a acompañar o ver por televisión a José Antonio Meade en el primer debate de candidatos a la presidencia, olvidaron por completo el tema o a propósito lo omitieron, pero no solo ellos, ni el candidato al gobierno, ni a la presidencia municipal, ni a las diputaciones han dicho nada al respecto, pese a los 13 mil millones de pesos que este año le inyectaría la SEDESOL a Puebla para programas sociales que estarían beneficiando a 2.7 millones de poblanos, ni la estructura de Javier López Zavala que dice lo representan 800 mil votos de la elección de 2010, los amagos de ruptura con la CTM y su dirigente Leonardo Soto, los chantajes de antorcha y el condicionamiento de su estructura y mucho menos la nula representación de la campaña de Meade que hace Carlos Barragán Amador, pues no realiza eventos, no promociona al candidato y mucho menos anda pidiendo el voto a su favor. Otra vez, diría el clásico... No me ayudes compadre. Con esta “estructura” José Antonio Meade se presentará a debatir el domingo, con cuatro rivales más que lo ven como “el chivo del sacrificio”, afortunadamente, en términos pamboleros, dos aliados le pondrán el balón para que simplemente la meta en el arco, más no se puede hacer. Y es que algo hay que reconocerle a José Antonio Meade, se necesitan tener dos productos de gallina para estar ahí, aún sabiendo que su rebaño esta pastando para otro lado, si sale airoso sé sumarán, de lo contrario, simularán. Hasta el domingo a las ocho.


1 vista

Manuel Ponce de León 

Diseño Web: Whatsapp2221525744

Twitter@jmwponcedeleon

facebook.com/jmwponcedeleon

jmwponcedeleon@gmail.com

© 2023 BY SOCIAL ANIMAL

PROUDLY CREATED WITH WIX.COM