RMV… Negociación o exilio.



Los dados han sido echados y al parecer la suerte está cantada para el estado de Puebla, la heroica al parecer regresará nuevamente a dominios del partido tricolor, si es que no se quiere entregar el estado a AMLO y a MORENA. Y es que a Rafael Moreno Valle no le queda de otra más que entregar la plaza al priismo y apoyar con toda su estructura a José Antonio Meade, esto tras perder la carrera presidencial ante un rival que le guste o no, resultó ser más inteligente que el y le comió el mandado, Ricardo Anaya será el candidato a la presidencia de la república por el frente PAN,PRD,MC, afrenta que será difícil digerir por el e gobernador poblano. El primero en darse cuenta de la inminente derrota de Moreno Valle fue uno de los miembros más álgidos de su burbuja, previsor como siempre, el Senador Javier Lozano Alarcón se pronunció públicamente a favor de la candidatura de Meade, sin ningún pudor ni recato, fiel a su costumbre y a su forma y por si las moscas, reiteró su apoyo al virtual candidato presidencial del PRI, para luego recular y decir que solo lo apoyaría siempre y cuando Moreno Valle no fuera candidato por el frente, así el Judas de la política moderna comenzó la debacle de su jefe y amigo, por lo menos, mediaticamente, Y es que se entiende la actitud del senador pues si se quedase sin chamba ¿que? ¿a robar?. Son preguntas. Como era natural que sucediera, en un acto de poder y revancha política, Ricardo Anaya le ha indicado a Moreno Valle que si quiere buscar el Senado será por la vía electoral, es decir, tendrá que hacer campaña y ser votado para alcanzar esta posición. Esta situación complica por completo el mapa que había trazado el morenovallismo en el estado para permanecer seis años más en el gobierno, algunos miembros se habían comenzado a repartir ya los puestos de elección, ahora tendrán que esperar el visto bueno de Anaya, quien sin su tendrá mano en el estado, es por esto que no queda de otra más que negociar con el priismo y esperar que se cumplan los acuerdos con los “amigos” , que José Antonio Meade no se olvide de la amistad y el presidente Enrique Peña Nieto de los compromisos contraídos en la administración anterior. Aunado a esto, también es muy probable que al ex gobernador se le quite el control del Acción Nacional en el estado y regrese a los verdaderos panistas, pues Anaya sabe que de no hacerlo así, el panismo local operará en su contra, ya que se encuentra invadido por incondicionales de Moreno Valle que sin duda obedecerán las órdenes de su patrón, sin olvidar que en este momento, la dirección general del partido estas a cargo de Martha Erika Alonso, esposa de Moreno Valle quién era la candidata natural a la gobernatura, sin embargo, el empoderamiento de Anaya le habré el camino a otro protagonista, enemigo cantado del ex mandatario, Eduardo Rivera Pérez quién ahora va caminando solo hacía la candidatura por Acción Nacional en Puebla, así de drástico el tema. Por otra parte, la dirigencia del PANAL (Nueva Alianza) se encuentra negociando con José Antonio Meade a fin de ir juntos en alianza por todo el país y le han dado la espalda a Moreno Valle, a quien respaldaron en 2010, cuando la Maestra Elba Esther Gordillo era la lideresa del sindicato de Maestros y dirigente de este partido, hoy los tiempos son diferentes y las circunstancias también, y es que así es la política. Luego entonces, Moreno Valle debe actuar con inteligencia y mesura, pues ya nadie recogerá el celular ni podrá aventar a ningún miembro de su cuerpo de giras, ni bajar a nadie de su camioneta, el ex gobernador tendrá que pensar con cabeza fría y negociar con el priismo, pues la reconciliación con Ricardo Anaya se ve perdida, y si en su caso se llegase a un acuerdo, sería bajo los términos del candidato a la presidencia de Acción Nacional, en pocas palabras, Anaya lo tiene agarrado de salva sea la parte, les guste o no a los morenovallistas. Tampoco hay que perder de vista el capital político del ex gobernador, que sin duda lo tiene, y que será determinante para evitar la llegada de la izquierda no sólo a la entidad poblana sino en el país, es aquí donde Moreno Valle tendrá que definir su futuro político, la permanencia en Puebla o el exilio, nosotros creemos que el ex gobernador elegirá apoyar a Meade y entregar Puebla, pues de este lado podría asegurar una Secretaria de estado, lo que le permitiría seguir construyendo su proyecto presidencial, con Anaya el panorama sería complicado, sin embargo también lo necesita y dejarlo ir sería un serio error del candidato panista. La moneda está en el aire junto con el futuro del morenovallismo, sin duda muchos abandonaran el barco, otros asumirán el reto, veremos hasta dónde llegan las lealtades, y es que desde la política romana, siempre ha sido así. Manuel Ponce de León. 


0 vistas

Manuel Ponce de León 

Diseño Web: Whatsapp2221525744

Twitter@jmwponcedeleon

facebook.com/jmwponcedeleon

jmwponcedeleon@gmail.com

© 2023 BY SOCIAL ANIMAL

PROUDLY CREATED WITH WIX.COM