La triste y última tarde de Gustavo Gaytán frente al SOAPAP.

Este servidor fue testigo de lo que podría ser la última participación de Gustavo Gaytán frente al organismo operador de los servicios de agua potable.


Y es que en nuestra opinión, Gustavo trato de explicar lo inexplicable, simplemente no tenía argumentos, no tuvo la forma, mucho menos la idea.


Así manejo el Sistema Operador de los Servicios de Agua potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP) durante los años que estuvo al frente de este organismo, nunca conocía realmente lo que hacía, no supo cómo operaba y ni siquiera estaba enterado de cuánto cobraba ni lo que sucedía dentro de la concesionaria Agua de Puebla, guardaba un penoso, complaciente y cínico silencio, sólo obedecía, nunca pudo levantar la cara del piso y menos la mirada cuando lo reprimía quién ya se fue, sólo contestaba si señor, con la voz entrecortada.


Este personaje el pasado viernes trato de hacer una simulación del estado en que Agua de Puebla tiene al SOAPAP, este informe lo presentó al ayuntamiento de Puebla, a la comisión de agua, encabezada por la regidora Rosa Márquez, donde esperaba agazapado, con los brazos cruzados y en un rincón el escrutinio de esta comisión, y así comenzó su participación, con cifras alegres, fingiendo demencia, siempre sumiso, nada desafiante, aceptó que hay muchas deficiencias, que las plantas de tratamiento no operan, que aunque esto sucede, sabe que se sigue cobrando al usuario, que no supo siquiera saber cuánto cobra realmente la concesionaria por los servicios que le presta a los ciudadanos de la capital, que desconocía los casos de abuso laboral y acoso sexual de parte de directivos, que como chivo al matadero sabía su destino, por lo que varias veces menciono que seguramente no continuaría en el cargo, demostrando que lo que si sabe, es que nunca dirigió al SOAPAP como se le encargó, y así, sobrado y amparado en sus laminas, esperaba el aplauso que nunca llegó, sólo verdades brutales que lo colocaron en su justa dimensión, mostrando su incapacidad y falta de respuesta, pues como acostumbra, no llevaba la información.


Cuando terminó, uno de los expertos en temas hidráulicos en el estado, ex director del organismo, el Lic. Francisco Castillo Montemayor, fue más que duró al dirigirse a Gaytán, más bien diría brutal, pues no daba crédito a la sarta de sandeces que había escuchado, crítico su servilismo a favor de la empresa, su opacidad, su falta de vergüenza, su inexperiencia, ineficacia, ineficiencia, complacencia, cinismo, que convierte a Agua de Puebla en la empresa más ineficiente del país, y otras situaciones mas, en fin, podría continuar con más adjetivos, pero para terminar, Castillo Montemayor le pido que por una vez estuviera de parte de los usuarios, no de la empresa... ¡Tienes que ponerte las pilas!, ¡Sin ganas de joder!, a lo que Gaytán no tuvo más remedio que aceptar su nula experiencia, el gran conocimiento de Castillo y hasta su asesoría le solicito, así de penoso el asunto.


El abogado Omar Jiménez, no se quedó atrás, sin piedad le recordó todos los abusos del departamento de ejecución de la concesionaria, la falta de humanismo, las prácticas inmorales, los cortes clandestinos, los amparos que se han presentado por los cortes de servicio y cobros excesivos, los casos de abuso laboral, de acoso sexual y otras que tampoco pudo contestar Gaytán y dijo desconocer


Así, con esa incapacidad, Gaytán término diciendo que para cancelar la concesión se tendrían que desembolsar más de 2 mil 500 millones de pesos, poniéndose una vez más del lado empresarial, nunca mencionando las cláusulas del contrato donde se podría contrarrestar esto, mostrando una vez más que carece de oídos, sensibilidad y voluntad propia.


Así Gustavo Gaytán se retiró y dejó sobre la mesa lo que pudo ser su última participación como director del SOAPAP, dejando en claro que será recordada como la más servil, la más triste y penosa en la historia del Organismo y que sólo es cuestión de días para que termine y comience la municipalización del servicio.


Afortunadamente son otros tiempos, y ojalá en verdad se quede en Puebla, pues efectivamente, como bien afirma, hay mucho que explicar, y que sin duda, en este espacio boe estaremos informando, eso se lo prometemos, porque créame, aún falta mucho por escribir y opinar.


COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

PUBLICACIONES