La espada de damocles pende sobre Gustavo Gaytán en el SOAPAP, un sobreviviente del morenovallismo.

Foto: Diario Cambio.

Después de casi tres meses que la LX legislatura del H. Congreso del estado eligiera casi por unanimidad al gobierno interino del estado de Puebla, muchos movimientos se dieron dentro de la administración pública como era de esperarse. La mayoría de secretarias y dependencias de mayor trascendencia tuvo cambios significativos como la de Finanzas, la General de Gobierno, de Seguridad, Pública, Salud, etc. Inclusive se designaron rectores para la mayoría de universidades politécnicas del estado, casi todo cambio, pero por alguna razón hasta el momento no ha sucedido nada en la dirección del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP). Y es que aún nadie puede explicar la permanencia de Gustavo Gaytán en la dirección de este organismo y de otros funcionarios que aún permanecen despachando dentro del mismo, pese a las graves denuncias que especialista y expertos han señalado sobre el gris y triste desempeño frente al SOAPAP y su sumisión y complacencia hacia la concesionaria Agua de Puebla. El caso más reciente, el de la semama pasada durante la sesión de la comisión de agua en el ayuntamiento, donde una vez más el Lic. Francisco Castillo Montemayor, con datos concretos y cifras expuso el mal manejo de los créditos y recursos que ha hecho Agua de Puebla en perjuicio de sus usuarios y que en un acto desesperado para tratar de ocultar el engaño de la concesionaria a los miles de poblanos, la regidora Augusta Díaz trato de disfrazar como un ataque a su persona por parte de quién ponía la verdad sobre la mesa, situación ya explicada en demasía por medios de comunicación y redes sociales. Con todas estas irregularidades y las que probablemente surjan en los próximos días al acatar el pedimento jurídico emitido por la ley para abrir y hacer público los términos de la concesión y de los convenios celebrados con Agua de Puebla, se espera que ahora sí, el gobierno del estado solicite la renuncia de Gustavo Gaytán Alcaráz como director del organismo, esto claro si es que no la presente antes. Y es que al momento, sin conocer estos términos, las irregularidades son evidentes y constantes, el mal servicio de la concesionaria, la falta de obra hidráulica e inversión en la ciudad, el incremento desmedido del costo del servicio, la inoperancia de las cinco plantas de tratamiento, la falta de fuentes de abastecimiento, las irregularidades en los pagos crediticios, acoso laboral y muchos otros negativos que acarrea Gaytán desde hace más de seis años, hace necesaria su salida de SOSPAP. Lo que aún no podemos explicarnos es su permanencia en el organismo, quizás sea una estrategia del gobierno de Puebla, para que de las explicaciones pertinentes y responda ante las instancias correspondientes, y es que se dice que hubo complicidad y participación en algunos negocios entre Agua de Puebla y el organismo, en beneficio del grupo morenovallista. Solo así se explica que aún despache en las oficinas de este organismo. Y es que probablemente Gaytán nunca pensó que el día de rendir cuentas llegaría y que ahora si, las sirenas se escuchan en sus oídos. Habría que avisarle que lo que se avecina no será nada bueno para sus intereses personales y de a quién probablemente sigue protegiendo, y es que ni Augusta ni ningún otro morenovallista podrá seguir defendiendo la concesionaria, por lo que un buen consejo sería que comenzara a hablar. Un canario cantará sonetos barrocos en el SOAPAP próximamente. Al tiempo.

Manuel Ponce de León.

COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

PUBLICACIONES