Se terminaron las campañas, la hora de la verdad se acerca.

Han terminado las campañas, la hora de la verdad se acerca, se terminan las encuestas, las columnas, la propaganda, las mentiras pagadas, la calumnia, la injuria. Ahora le queda al ciudadano la decisión sabía, quizás la más importante de los últimos años, pues la próxima votación del domingo será fundamental para el futuro de Puebla, y es que el periodo extraordinario electoral que vivió el estado, no lo quiere replicar nadie, el desgaste fue brutal. La elección extraordinaria paralizó tanto al gobierno estatal como a los municipales, si de por sí pocos tienen ganas de trabajar, la veda fue mortal para el ciudadano poblano, que vio detenidas acciones gubernamentales, obras, proyectos, licitaciones, servicios, además de ver crecer la delincuencia y la inoperancia de varios ayuntamientos en este sentido, mismos que el pasado uno de julio de 2018 se vieron beneficiados con el voto, sin embargo hasta ahora no han entregado buenos resultados a sus gobernados, situación que los tiene muy molestos. Tecamachalco, Amozoc, San Martín, Tehuacán, Puebla, Huejotzingo, Cholula, Acatzingo, Huixcolotla, Huauchinango, Izúcar, son algunos de los ejemplos donde la gente sigue esperando la llegada de la 4 T la cual no termina de aterrizar, y es que la campaña extraordinaria sirvió para desviar la atención de la realidad brutal con la que nos encontramos los poblanos todos los días y que muchos medios de comunicación olvidaron en sus espacios, en aras de quedar bien con quien contrató sus plumas. Las encuestas los señalan, el número de indecisos rebasa a quien lleva la delantera en la elección, mismos que de salir a votar marcaran una diferencia, son esos que no se les compra con una torta y un refresco, son esos que gracias a las benditas redes sociales son pensantes, inteligentes, silenciosos y observan, mismos que quizás estén esperando para participar y hacer escuchar su voz. Esa podría ser la gran diferencia el próximo domingo, gente que en poco tiempo ha observado con mirada crítica lo que ha sucedido con los cambios implementados por el nuevo gobierno, que pueden estar de acuerdo o no, pero que sin duda opinan, esos que sin duda tienen un familiar que se quedó sin el apoyo de un programa social, que se quedó sin trabajo, sin servicio médico ni medicina en el IMSS, que fue asaltado en la capital o su municipio, que le asesinaron a un familiar o conocido para robarle, que sufrió un levantón, que camina muy preocupado por las calles de todo el estado, que no sabe si regresara él o sus familiares a casa después de la jornada laboral, el que está esperando justicia, bienestar y paz social pese haberla pedida a gritos el pasado uno de julio, ese que está decepcionado, el que estaba esperando que políticos corruptos de otras administraciones fueran juzgados por la ley, no perdonados y sumados a una campaña, que se terminará una época y que no se admitieran más en otros proyectos, y menos en los emanados de la 4 T, pero no ha sucedido así, muy por el contrario. Insisto, esa será la diferencia, y no será culpa de los candidatos ni de sus equipos, será consecuencia del hartazgo, del cansancio y del asedio político que tiene el ciudadano poblano, pues lleva más de dos años en campaña, casi ocho meses sin gobierno y una parálisis administrativa de casi seis. Afortunadamente esto se ha terminado, es la hora del ciudadano, de ese que ya quiere olvidarse de las campañas, elecciones y candidatos. Ese que si quiere un cambio, deberá salir a votar el próximo domingo por la mejor opción para su futuro. Ese que ya quiere una Puebla en paz y con gobernantes serios y capaces. Ojalá, así suceda. Manuel Ponce de León

COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

PUBLICACIONES