José R probablemente habría sido ejecutado en Tecamachalco y sus restos abandonados en Quecholac.


Fuentes informan que era cercano a Arturo de Rosas, Diputado local.


Posiblemente fue ultimado en Tecamachalco.

El cuerpo mutilado y encostalado que fueron arrojar a Quecholac el pasado domingo en la calle 3 sur, corresponde a José R, cercano al diputado Arturo de Rosas, miembro de la LX legislatura del H. Congreso del Estado de Puebla, esta persona pertenecía al distrito de Tecamachalco, originario de la localidad de San José Pino Suárez. Fuentes cercanas a la familia informaron que en días pasados, el hoy occiso había acudido a la Comandancia de Tecamachalco a realizar una denuncia sobre células delictivas que operan en la zona y su ubicación, situación de la que fue enterada la autoridad de este municipio, quien hizo caso omiso. Esta fuente señaló que el sábado pasado,  José R se encontraba en las medianas del Boulevard Tecamachalco y que fue levantado y subido a la fuerza a un vehículo por un grupo aparentemente criminal, sin referir la clase de auto ni las placas por temor, y que fue hasta el domingo que apareció mutilado dentro de un costal en el municipio de Quecholac, pero que muy posiblemente fue ultimado en Tecamachalco. Su familia ya identificó los restos y mencionó que quizás fue ejecutado por dedicarse a crear grupos de autodefensa para atacar la delincuencia que se da en el municipio derivado de la inoperancia de este para abatir los robos, asaltos y asesinatos que se dan en este lugar. Con esta otra muerte queda constancia de la falta de trabajo de la autoridad municipal de Tecamachalco quien el fin de semana se le pudo ver en la capital poblana en un acto político. Por otra parte tal parece que dejar este cuerpo en el municipio de Quecholac es un intento de criminalizarlo y tratar de evitar que se siga mencionando mediáticamente el nombre de Tecamachalco, sin embargo los asesinatos, los levantones, la violencia y muerte al parecer se siguen dando en este lugar, situación que su autoridad no quiere reconocer y mucho menos aceptar. Y es que anda en otras cosas, menos en atender la brutalidad de la violencia que se da en Tecamachalco. 

COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

PUBLICACIONES