El grito que en todo Puebla se escucha… ¡Barbosa gobernador!

Se anunció desde antes de iniciar la pre campaña, el cómo fue largo y tortuoso, finalmente hoy se cosecha un triunfo trabajado a pulso, con corazón, con lo que se necesita para ganar una elección. No fue fácil, nada lo es, de hecho muchos no estuvimos de acuerdo que Miguel Barbosa Huerta repitiera de candidato, lo veíamos cansado, muy visto, sin empuje, pero debo decir que a más de mil nos cayó la boca. Nos lo dijo desde que regresó a Puebla, ahí por el mes de agosto de 2017, recuerdo sus palabras cuando los medios pequeños y de redes sociales le entrevistamos… "No soy un político improvisado señalaba" "ya verán que vengo a enseñarle a muchos cómo hacer política"; y así fue. Los adversarios se fueron presentando, unos se convirtieron en verdaderos enemigos, sin embargo Barbosa siempre fue fino, puntual, letal diría yo, pues todas las voces disidentes las fue acallando, nos les quedó otro camino que el de sumarse a su proyecto, someterse, rendirse, esos que el año pasado le pusieron uno y mil obstáculos, que le cerraron la puerta, que lo repudiaron, que no le recibían en las estaciones de radio locales, que le negaban entrevistas, que dijeron que era el sexto pasajero del helicóptero, que hacían burla y escarnio, hoy todos, pero todos están sumados. Barbosa hizo gala de oficio político, de disciplina, de paciencia y hasta tolerancia, en más de setenta días de campaña y precampaña habló con los poblanos de todo el estado, se comprometió, grito, río y se emocionó con todos los que le acompañaban, se hizo de un equipo de campaña que en ningún momento titubeó, todos jalarón parejo al igual que el candidato, ellos merecen mención aparte, firmes y dignos permanecieron casi dos años, hombres como David Méndez, Carlos Meza, mujeres como Verónica Vélez, Rosa Márquez, por mencionar algunos de ese gran equipo permanecieron estoicos al lado de su líder, y que decir de su esposa Rosario, siempre a su lado tomada de la mano, en hora buena por ese trabajo y gran entrega, y es que en la política a muchos hemos visto cambiar de color en poco tiempo, hoy es justo reconocer la lealtad. Así que el futuro gobernador llega con toda la legitimidad que su trabajo le permitió, nadie le regaló nada, pudo haber hecho campaña remotamente, como lo hicieron sus adversarios, sin embargo se entregó hasta el último día como si el fuera veinte puntos abajo, si eso no es humildad entonces no sé qué sea, pero así ganó la elección. Hoy el abstencionismo fue brutal, producto de un desgaste y hartazgo ciudadano, y es que en dos años, los poblanos hemos acudido tres veces a elegir gobernador por las circunstancias ya conocidas por todos. Que no hayan salido a este día a votar los electores se entiende, pero no sé justifica, pues es responsabilidad de cada ciudadano cumplir con la oportunidad cívica y moral que a cada uno le toca, hay que recordar que el derecho de votar y ser votado se gana, es un privilegio que muchos desprecian, déjeme decirle que se interpreta como libertad y garantías, hoy no solo le fallan a Puebla, también a su país y dejan un mal ejemplo para sus hijos. Así que el triunfo de Luis Miguel Barbosa se debe a una campaña que sumó, trabajo y unió, y que hoy fue electo por un grupo de poblanos que salió a sufragar por él, así que ese es el amplio margen que hoy registran las encuestas, los demás se guardaron su voto para mejor ocasión, esperemos que esta les llegue algún día, si es que llega. Hoy el gobernador electo se llama Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, y ahora si, ya habrá quien cuide de los poblanos. Así de sencillo. Manuel Ponce de León. 

COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

PUBLICACIONES