Le quedan 31 días al morenovallismo, las sirenas han comenzado a sonar. Ahora sí...Lo mejor está por

Foto: El Sol de Tlaxcala.

La cuenta regresiva ha comenzado las caras largas no se dejan de ver, la angustia se refleja en sus rostros, la preocupación crece, la boca se seca, el sueño se pierde. Son los mismos que llegaron hace nueve años, los mismos que de manera despiadada amenazaron, intimidaron, humillaron, destruyeron, los mismos que terminaron con sueños, proyectos, esperanzas, vidas, los mismos que pocos le importó la incapacidad física, la condición humana, de vulnerabilidad, los mismos que rieron, que se burlaron, que torturaron a la burocracia poblana y la denostó hasta desaparecer, para darle paso a los yupis, a los hijos de papi, a los niños bien, a la gente bonita, a una partida de parias e inútiles que comenzaron a cobrar un sueldo sin tener noción de porque lo recibían, los mismos que aplaudieron, celebraron, callaron e encubrieron el crimen más atroz de su jefe político, la muerte de José Luis Tehuatle y la humillación de la señora Elia Tamaño, que por años estuvo pidiendo justicia a gritos. Personajes que hicieron negocios con sus puestos, que colocaron amigos, parientes, queridas y familiares en todas las secretarías y dependencias y se enriquecieron a costa de los poblanos, que expropiaron tierras, propiedades, patrimonios para que pasaran avenidas, calles, vías para beneficio de unos cuantos, que construyeron museos, hoteles, restaurantes, edificios, plazas comerciales, que trajeron franquicias, closter's y esclavizaron al ciudadano promedio con sueldos míseros, sin prestaciones ni derechos. Esos que el pasado 25 de diciembre de 2018 le gritaron "asesina" a la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, por impotencia, pues desde ese momento se vieron perdidos pues en el helicóptero en el que perdió la vida la Gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo el senador Rafael Moreno Valle también iban una partida de vividores y oportunistas que en realidad lloraban su desgracia y no la caída de la nave, ni la pérdida de sus líderes, de ese tamaño la hipocresía de quienes hoy viven en el terror y la zozobra, y es que ya se sabe lo que hicieron en veranos pasados. Vayan haciendo maletas unos y otros sería bueno que acudan con su sastre de confianza para que les corte un traje a rayas, pues hay mucho por lo que responder, no se confundan, reconciliar no es exonerar, sobre todos esos que en la campaña pasada tocaron y tocaron puertas sin que nadie les abriera y otros que aunque se subieron al barco es la hora que no los llaman, así de dramático su caso. Ahora no les preocupa perder el puesto, la dirección o la secretaría, les preocupa que ya no habrá para pagar la camioneta de lujo, el departamento en Cancún o Nueva York, se pospondrán por mucho tiempo los viajes a Europa, Dubai o Miami, ya no podrá pagarse el gym, el club deportivo ni los gastos de "aquellita" y ahora mucho menos se les contestaran la llamada, el sueldo que percibían era para chicles y propinas, la verdadera entrada se ha terminado, la cortina del morenovallismo a comenzado a bajar y la brutal realidad ahora la viven quienes ayer fueron verdugos y hoy serán victimas de sus excesos y bajezas. Así que tanto los Chedraui, Cabalan, Escobedo, Sánchez, Carrancá, Morales, Banck, Paisano, Cruz Bermúdez, Vázquez del Mercado, Castañón, Leal, Islas, Maldonado, Huepa, Díaz de Rivera, Gaytán, Rincón, Trawuitz, Gutiérrez, Espinosa, Ruiz Esparza, Jiménez, Almaguer, Rodríguez y allegados, vayan poniendo sus barbas a remojar, pues no es cacería de brujas, es justicia divina. Las sirenas están sonando, el sonido es ensordecedor, en los pasillos se tropiezan entre ellos, los empujones al orden del día, las traiciones, el "fuiste tú" es una constante, las cajas de caen, los documentos se traspapelan, las miradas delatan, la angustia crece. Es el final, cada quien responderá de acuerdo a su responsabilidad, es lo que se espera, es lo que se prometió, es lo que más ruido hace en la transición, es lo que piden los poblanos, es como le digo, justicia divina, otra cosa sería brutalmente decepcionante. Ahora sí morenovallistas... ¡Lo mejor, está por venir! Manuel Ponce de León.

COMENTARIO DEL DIA.

Dos semanas han pasado y aun no hay responsables del accidente de la lineá 12 del metro, al parecer no hay ni habrá culpables de una tragedia que marca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que con un ¡Al carajo! dio carpetazo al asunto.

Quedan en la memoria 26 muertos y mas de 80 heridos que jamás olvidaran esta pesadilla dejando en claro que en la 4T también hay protección a los aliados y se pasa por alto la negligencia, cueste las vidas que cuesten.

¡Pero el PRI robo más!

SIGUENOS

  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow

¿Desea contarnos algo?

Si tiene una noticia, denuncia o cualquier comentario, no lo dude...

DEJE SU MENSAJE 

¡Tus datos se enviaron con éxito!